lunes, 7 de noviembre de 2011

INFLUENCIAS NEGATIVAS DE LAS REDES SOCIALES

Problemática:
Un grupo de especialistas estadounidenses han considera que pasar horas pegados a Internet puede ser un problema psiquiátrico.
Se considera que así como consumir drogas, fumar tabaco e ingerir alcohol son adicciones, el pasar horas conectados a Internet también es un problema adictivo. Se estima que entre el 6% y el 10% de los estadounidenses lo padecen.
Esta afición o adicción ha sido diagnosticada por ciertos expertos como Trastorno Adictivo a Internet (TAI) y se estima que entre el 6% y el 10% de los aproximadamente 189 millones de usuarios de EEUU lo padecen.
Una persona que pasa horas al día frente a la computadora navegando por Internet, enviando correos electrónicos, negociando acciones, chateando o jugando puede considerarse un “ciberadicto” y, por tanto, necesita ayuda.








Así lo consideran especialistas como la psiquiatra Hilarie Cash, cuyo Servicio de Adicción a Internet y Ordenadores, en la Universidad de Pensilvania, es visitado por pacientes diagnosticados con el TAI.

Cash ha identificado como síntomas del TAI la constante preocupación por “estar conectado”, así como mentir acerca del tiempo que se pasa navegando por Internet o sobre el tipo de contenido visto, además de aislamiento social, dolor de espalda y aumento de peso.
“Si el patrón de uso de Internet interfiere con tu vida o tiene impacto en tus relaciones de trabajo, familiares y de amistad, debes de tener un problema”, anota otra experta, Kimberly Young, investigadora líder de las adicciones a Internet.
Young es la fundadora del Centro para Adicciones en la Red, con sede en Bradford, Pensilvania, donde funcionan grupos de apoyo a las “ciberviudas”, esto es, las esposas de adictos a las relaciones amorosas, la pornografía o las apuestas vía Internet.
En opinión de Young, los “ciberadictos” optan por el placer temporal en lugar de las relaciones íntimas y profundas.
Los enfermos cibernéticos entran en un círculo vicioso, ya que la pérdida de autoestima crece a medida que aumenta su adicción a Internet, lo que a su vez eleva su necesidad de escapar de la realidad y de refugiarse en la red.

INTERNET - siempre salvandonos de los quehaceres


Causas y Consecuencias












La irresponsabilidad paternal que es tan común hoy en día en la mayoría de las familias.




El asunto que me llama la atención es cuando en el hogar no están bien claras, organizadas y/o priorizadas las responsabilidades paternales. Por ejemplo un padre de familia que en su tiempo libre prefiere, por ejemplo, estar en el trabajo, con sus amigos o practicar su deporte favorito en lugar de atender a sus hijos, seguramente no tiene claras sus responsabilidades. Una madre que en su tiempo libre prefiere, por ejemplo, estar con sus amigas o en el salón de belleza o viendo TV en lugar de atender a sus hijos, tampoco tiene claras y priorizadas sus responsabilidades maternales.
Pero hay tantos aspectos de que hablar en cuanto a la responsabilidades e irresponsabilidades paternales. Pero bien este tema, con el objetivo de que cada uno de nosotros analicemos si tenemos claras y estamos atendiendo de buena forma las responsabilidades paternales.
Posibles soluciones
En nuestras manos está alejarlos de toda esta basura y encaminarlos hacia lo que vale la pena de Internet.
La manera más eficaz de vigilar a los niños cuando usan la Red consiste, precisamente, en vigilarlos. Así, conviene que de cuando en cuando se detenga usted junto a la computadora y eche un vistazo a lo que el pequeño está consultando.
Carleton Kendrick, terapeuta familiar, comenta que acompañar al niño a los sitios de Internet que frecuenta es igual que “ir al parque donde juega para asegurarse de que no sea un lugar peligroso”.
Por otro lado, para darse una idea del tipo de correo electrónico que reciben sus hijos, revise el registro de direcciones de los remitentes.

América Online, proveedor de Internet, proporciona a millones de familias un servicio que les permite recibir mensajes electrónicos únicamente de los remitentes que los padres determinen. Asimismo algunos padres optan por anotar los nombres de sus hijos en buscadores para saber lo que éstos escriben en diversos sitios o tableros electrónicos de mensajes.
Recuérdeles a sus hijos que nunca den información personal a través de la Red sin autorización. Además, procure no dejar las tarjetas de crédito al alcance de los adolescentes, ya que para entrar a la mayoría de las páginas malsanas se requiere marcar el número de una cuenta vigente.
Usted debe estar consciente de que, a medida que los hijos crecen y exigen más privacidad, hay que echar mano de ciertas herramientas tecnológicas.
Existen filtros para impedir la entrada a páginas pornográficas y otras nocivas, y programas de vigilancia para saber que sitios ha estado visitando su hijo.
 

América Online ha sido de enorme utilidad para los padres, pues ofrece una guía segura para que los pequeños usen Internet: un servicio “sólo para niños” que les permite entrar exclusivamente a las salas de conversación (chat rooms) vigiladas y sitios programados aptos para menores.
No obstante Katherine Borsecnik, vicepresidenta de América Online, señala: “Si mi hijo debe hacer un trabajo escolar acerca del cáncer de mama, por ejemplo, tengo que desactivar los filtros”. Y es que el servicio para niños bloquea los sitios que se refieren a los senos, aunque se trate de información estrictamente médica.
Muchos padres no saben que con sólo activar la opción history (registro), o su equivalente, en un navegador, aparece una lista con enlaces a las páginas que se han visitado recientemente. Es cierto que cualquier adolescente aguzado conoce la forma de eliminar los registros comprometedores, pero existen en el mercado programas que crean listas indestructibles.
Con todo, las mejores herramientas son ineficaces si los padres no colaboramos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada